Desconfinamiento


mascCuánta diferencia entre el antes y el después. Cuanto dolor renovado cuando el trauma está instaurado en el ser. La presión de la muerte anunciada y la vida de encierro revive los espacios dolientes y retraumatiza a quien lo tenía instaurado en su cuerpo.

Personas heridas por la tensión y el miedo a perder a quien ama, niñas y niños encerrados sin entender muy bien lo del virus, enfadados, amenazados por la sombra de la pérdida.

Las mascarillas tapan los rostros dificultando respirar, sonreir y ver sonrisas. No abrazar, tienden su codo entre la duda, el deseo y la necesidad de abrazar. La cercanía  amenaza, y hemos de evitarla.

Han de jugar con diferentes objetos, en diferentes espacios, con sus compañeros y compañeras de siempre tras la pantalla y ahora un rato en la plaza sin saber alejarse, sin poder distanciarse, sin poder respirar…  Las terrazas no son suficiente.

El cuerpo va acumulando durante meses miedo, distancia y desafectos… lo vamos a pagar.

 

Acerca de Mariangeles Alvarez García

Psicóloga. Psicoterapeuta. Feminista. Involucrada. Interesada en los viajes introspectivos. En búsqueda.
Esta entrada fue publicada en Bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s