Autoestima Infantil

Todo ser humano necesita y tiene derecho a poseer una identidad propia que le permita ser reconocido como persona, tanto a nivel individual como colectivo.

PocoYoUna de las condiciones básicas para favorecer el sentido de la propia identidad es el desarrollo de un autoconcepto y autoestima positivas. El autoconcepto y la autoestima juegan un importante papel en la vida de las personas, pues lo que una persona piensa y siente respecto a sí misma impregna todas las áreas de su vida: área física, psicológica, social, intelectual, etc. Así pues, podemos decir sin temor a equivocarnos que el autoconcepto favorece el sentido de la propia identidad y constituye un marco de referencia desde el que interpretar la realidad externa y las propias experiencias internas.

La identidad individual se basa en el autoconocimiento: nuestros gustos, habilidades, forma de ser, forma de pensar… y en la aceptación de todo lo que forma parte de sí mismo/a.

El autoconocimiento constituye una clave de suma importancia para el desarrollo del autoconcepto y la autoestima personal, entendida ésta como el conjunto de rasgos, sentimientos e imágenes que la persona reconoce como parte de sí misma. Este conjunto de rasgos (biológicos, psicológicos y ambientales), son los que le permitirán al niño y niña definirse como una persona singular de manera que pueda ser reconocido/a y no confundido con los demás, al tiempo que le ayudan a desarrollar el sentimiento de pertenencia a un grupo o comunidad con su propia identidad cultural.

La respuesta que una persona da en las diferentes situaciones de su vida depende de lo que piense de sí misma. De todos los juicios a los que nos sometemos, ninguno es tan importante como el nuestro propio; nuestra manera de relacionarnos, el modo en que nos enfrentamos a las nuevas situaciones y estímulos (sociales, escolares, de salud, etc.), incluso nuestra apariencia externa…, todo llevará el sello de ese juicio, o lo que es lo mismo, dependerá de nuestro autoconcepto y autoestima.

Pero ¿qué es el autoconcepto? y ¿la autoestima? Son muchas las publicaciones en las que se utilizan estos términos de forma indistinta. Sin embargo, otras personas distinguen entre ambos constructos, limitando el autoconcepto a los aspectos más cognitivos (percepción de sí Eres único/a e irrepetible

image002

¿Qué se puede trabajar en relación con este tema?

El profesorado

  • Introducir ejemplos en el desarrollo ordinario de sus clases que hagan mención a las características individuales… del alumnado de su grupo.
  • Reforzar positivamente las expresiones verbales y comportamientos individuales propios de cada alumno/a.
  • Utilizar dinámicas de grupo para que los niños y niñas conozcan datos personales de cada una de ellas/os.
  • Introducir aspectos relativos al desarrollo del autoconcepto y de la autoestima.

La familia

  • Comentar en familia cosas relativas al propio nombre, apellidos…
  • Destacar los aspectos que le diferencian de las demás personas.
  • Dar a conocer la influencia positiva que la criatura ha tenido en la vida familiar recordando experiencias positivas vividas junto a ella.
  • Hablar con su hijo/a de otras personas queridas por él/ella (abuela, profesora favorita, amigo/a preferido…) y preguntarle qué les hace tan especiales a estas personas.

Como fomentar una buena autoestima en los niños y en las niñas

1– No se centre sólo en los aspectos negativos: enfóquelos como aspectos que se pueden mejorar y no tanto como características definitivas de su personalidad. Por ejemplo, en lugar de calificarle como “torpe” o “incapaz” hágale saber respetuosa y amablemente cuál es su dificultad específica y como enfrentarse a ella.

2- No le compare: Acostúmbrele a evaluar sus logros en comparación consigo mismo o consigo misma  y no con los demás. Evite compararle con otras personas o familiares.

3- Demuestre interés por su desarrollo: esté pendiente de lo que hace, de sus actividades. Siga el desarrollo de su hijo o hija con interés y curiosidad para que sepa que es una persona muy importante. Esto le hará sentirse una persona querida y valorada.

4- Hágale sentirse capaz: dele responsabilidades, procure que se sienta importante dentro de su familia, que se involucre en las tareas de la casa. Estimule su autonomía, su independencia. Ayúdele con ideas positivas, sin críticas y sin exigencias demasiado altas.

5- Esfuércese por comprender sus sentimientos: muéstrese comprensivo o comprensiva y en sintonía con él niño o con la niña. Así le demuestra que sus sentimientos son reales y merecen la dedicación suya. Si vive experiencias tristes, compártalas también. Esto ayuda a que se siente comprendido y a que también pueda comprender a las personas que le rodean.

6- No le regañe constantemente: tener menores en casa puede ser sinónimo de desorden: el niño o la niña son menores y para crecer necesitar experimentar su ambiente tocando, investigando, jugando con lo que encuentran. Es importante que las personas adultas se muestren comprensivas y pacientes cuando cometan algún “error”.

7- Evite chantajes y amenazas: sin embargo dígale a su hijo o a su hija lo que desea; hable y comuníquese expresando con claridad lo que usted quiere, por qué lo quiere y las ventajas de hacerlo. Ofrézcale alternativas para que él mismo asuma progresivamente responsabilidad sobre sus conductas.

8- No le critique por su forma de ser: es fundamental que la persona adulta acepte la forma de ser de su hijo o de su hija y que reconozca que cada menor tiene su propio ritmo y su propio carácter. La crítica constante y la desvalorización afectan negativamente el concepto que el niño tiene de sí mismo.

9- No valore sólo los resultados: destaque también el esfuerzo y el empeño puesto en las actividades que realiza.

10- Enséñele a confiar en sí mismo o en sí misma: en lo posible trate de darle al niño y a la niña, la oportunidad de que decida por sí mismo y respete su decisión aunque ésta sea diferente a la que usted tomaría. Esta actitud fortalece su sentido de responsabilidad y la autoconfianza. Por ejemplo, puede dejar que escoja el sabor de helado que va a comer, el color de ropa que usará durante el día, etc.

11- Cuídele pero sin sobreprotegerle: necesitan hacer actividades en soledad, aunque le resulten difíciles, porque así aumenta la confianza que tiene en sí mismo. Por supuesto que el niño y la niña deben ser protegidos y atendidas con cuidado, pero también debe permitirse que afronten ciertos riesgos y retos típicos de su edad que le ayudarán a ir madurando emocional e intelectualmente.

12- Demuestre afecto: a través de caricias, abrazos, elogios, brindando tiempo de calidad.

13- Estimule la práctica de deportes: el deporte ayuda a que la persona mejore su autoestima y eleve la confianza en sí misma. Además está comprobado que el ejercicio provoca que el cerebro libere sustancias químicas llamadas endorfinas que producen un estado de bienestar muy positivo.

Bibliografía

Anuncios

4 respuestas a Autoestima Infantil

  1. Pingback: Autoestima Infantil | Tonalidad emocional

  2. Peich dijo:

    Muchas veces lo obvio no resulta tan evidente. Me voy con el post a mi foro de madres.
    Gracias, Tocaya!

    Me gusta

    • Que alegría que te guste tocaya. Llévalo a donde quieras, es tuyo. El conocimiento debemos expandirlo como los virus.
      Ƹ̵̡Ӝ̵Ʒ..•°*”˜ ☆¸..•´¨¨)) -:¦:-
      .(ړײ)/       ¸.•….•´¨¨))
      .«▓       ((¸¸.•´¸.•´.-:¦:-..:)) ღ

      Me gusta

  3. Pingback: Autoestima Infantil | identidad 0-6 años...

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s