Apego y relaciones

Apego adulto y relaciones de pareja

Bowlby, el precursor de la Teoría del Apego, siempre sostuvo que el apego constituye parte integrante de la conducta humana a lo largo de toda la vida.

El apego es un tipo de comportamiento por el que una persona busca activamente mantener proximidad con alguien significativo para esa persona

Los estilos de apego en las relaciones amorosas adultas se corresponden a los estilos de apego en niños, pero los adultos pueden tener diferentes modelos de apego para diferentes relaciones.

A grandes rasgos, las personas seguras se sienten a gusto en situaciones de intimidad y suelen ser cálidas y cariñosas; las ambivalentes anhelan la intimidad, tienden a obsesionarse con sus relaciones y acostumbran a dudar de la capacidad de su pareja para corresponder a su amor; las evitativas, en cambio, equiparan la intimidad con una pérdida de independencia y se esfuerzan constantemente en evitar el acercamiento.

  • Apego seguro
  • Apego inseguro ambivalente
  • Apego inseguro evitativo
  • Apego desorganizado  Mary Ainswort

Diferencias:

  • Sus ideas de intimidad y de relación.
  • La forma de reaccionar ante el conflicto.
  • La actitud hacia las relaciones sexuales.
  • La capacidad para expresar sus deseos y necesidades.
  • Las expectativas que tienen de la pareja y de la relación.

También difieren en la percepción que tienen de ellos mismos como individuos, en la percepción de su pareja, en el grado de ansiedad por temor a perder a la pareja y en el grado de evitación del compromiso.

APEGO ADULTO Y RELACIONES DE PAREJA

Enamorarse, establecer relaciones amorosas y mantenerlas, implica disponer de ciertas capacidades que Kernberg identifica en las relaciones de amor maduro: idealizar a la otra persona, necesitarle, confiar en él o en ella, sentirse agradecido o agradecida por el amor recibido, saber perdonar y pedir perdón, mantener un ideal común, son algunas de estas capacidades, que, por ausencia o limitación, pueden impedir a una persona vivir una relación de amor madura.

Cuando el vínculo que se establece nos hiere, hemos de analizar el motivo por el que nos vinculamos de ese modo, y suele tener que ver con el modo en el que entendemos el mundo. Cada persona establece el apego adulto de modo que condiciona sus relaciones de pareja.  A modo de ejemplo:

Apego ansioso ambivalente

“Tengo la sensación de que mis parejas se muestran reacias a vincularse tanto como yo soy capaz, eso me lleva a  angustiarme con la idea de que mi pareja no me quiera lo bastante o no desee pasar conmigo la cantidad de tiempo que necesito. Mi anhelo de crear un vínculo tan estrecho en ocasiones aleja a mis pretendientes o parejas.”

Apego ansioso evitativo

“Me empiezo a encontrar algo molesto y nervioso cuando mi pareja busca mayor intimidad y compromiso en la relación. No me es fácil confiar completamente en la otra persona y aceptar el depender emocionalmente de ellas. Frecuentemente doy con parejas que quieren relaciones más estrechas de las que a mí me resultarían cómodas. “

Apego Seguro

“Me resulta relativamente sencillo vincularme a mis parejas y me resulta agradable depender de ellas emocionalmente y permitir que dependan de mi. Disfruto de la intimidad y una relación estrecha, sin preocuparme mucho porque me puedan dejar o me pidan un mayor compromiso. Expreso mis necesidades y sentimientos con facilidad a mi pareja. “

El apego Desorganizado es poco frecuente

Entre los descubrimientos neurocientíficos que más interesan por su aplicación al campo psicoanalítico, está el del doble circuito cerebral para el procesamiento emocional: uno a través de la vía más rápida que va directamente a la amígdala y otro más lento que pasa por el córtex. Este descubrimiento de LeDoux muestra que hay un inconsciente diferente del inconsciente freudiano dinámico, motivado; diferente porque es un inconsciente que se activa automáticamente ante estímulos que provienen tanto del cuerpo como del medio y no por procesos defensivos. Relacionado con esto está el hecho de que el estrés, a la vez que entorpece el recuerdo explícito, puede reforzar el recuerdo emocional inconsciente de la experiencia. Y también que, si bien el hipocampo, responsable de los recuerdos conscientes, está inmaduro durante los dos primeros años de vida, la amígdala sin embargo está completamente desarrollada desde el principio.

Más sobre el amor en la revista APERTURAS: ¿Es el amor un juego de alquimia determinado biológicamente? Asomándonos a los mecanismos cerebrales subyacentes al amor. http://www.aperturas.org/articulo.php?articulo=0001005  Autor: de Iceta Ibáñez de Gauna, Mariano – Muñoz Gómez, Julián H.

Fuente: Tipo de Apego en adultos