Como informar sobre violencia de género

Hoy he leído una noticia  sobre el asesinato de Rosario en Tenerife, me ha disgustado tanto el modo de contarlo que me he propuesto colgarlo en las redes sociales de las que participo y divulgar que otro modo de contar es posible y necesario.

LA VIOLENCIA DE GÉNERO ES UNA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS, UN DELITO Y UN ATENTADO CONTRA LA LIBERTAD Y LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS. NO ES UN SUCESO.

Estaría bien consultar algún manual sobre cómo dar este tipo de noticias sin perpetuar estereotipos sexistas.

Sobran cierto tipo de comentarios como:

–      “el asombro generalizado entre unos vecinos que coinciden en el carácter tranquilo de Mateo, a quien no se le recuerda “una palabra más alta que la otra”(lástima que luego fuese un asesino)

–      “una supuesta agresión por causas que no han trascendido de Mateo a la que fuera su mujer” como si alguna causa pudiese justificar las agresiones…

Algunos manuales:

  1. Guía para el tratamiento informativo de la violencia de género  2016
  2. Manual para informar y difundir sobre violencia de género 2010
  3. Mujer violencia y medios de comunicación   2002

Recientemente el diario Público se comprometía y elaboraba un Decálogo para informar sobre violencia de género. El manual de redacción de obligado cumplimiento proporciona un Código autorregulatorio para informar sobre la violencia de género. Desde que este grave problema social salió a la luz gracias a los medios de comunicación, se han publicado varias guías con recomendaciones y normas para su tratamiento periodístico. Este decálogo recoge algunas propuestas de los principales especialistas en la materia y cuenta con el asesoramiento de Pilar López Díez, experta en comunicación y género.

Terminología

  1. Para calificar este tipo de violencia, usaremos las siguientes expresiones, por este orden:
  • Violencia de género = (según la Ley 1/2004: la violencia que ejercen los hombres sobre las mujeres para someterlas solo por el hecho de ser mujeres).
  • Violencia machista.
  • Violencia sexista.
  • Violencia masculina contra las mujeres.
  • Nunca nos referiremos a este tipo de crímenes con las expresiones:
  • Violencia doméstica.
  • Violencia de pareja.
  • Violencia familiar.

(Cuando un hombre asesina a su compañero o una mujer a su compañera, hablaremos de violencia doméstica o de asesinato a secas, según el caso. Estos delitos no tienen nada que ver con lo descrito por la Ley 1/2004 como violencia de género).

2. No se trata de un suceso

  • La situación de este tipo de noticias deberá estar lo más alejada posible de otros casos de violencia.
  • No inflaremos las historias. Es preferible dar un breve a contarlas precipitadamente.

3. Evitaremos el “efecto narcotizante”. Informar un día tras otro sobre violencia machista puede resultar narcotizante. Por ello:

  • Buscaremos “tratamientos informativos diferentes” sin confundir jamás el morbo con el interés social (evitaremos fotos y detalles escabrosos. Así, no es conveniente, por ejemplo, especificar el número de puñaladas, etc.).
  • Jamás usaremos expresiones del tipo “Otro caso de…”

4. Evitaremos la rumorología. Consultaremos todas las fuentes, pero excluiremos las declaraciones de la vecindad del tipo “era una pareja normal” o “tenían discusiones normales”, ya que responden a rumores y no a información fiable.  Además, estos  comentarios son contraproducentes para luchar contra este tipo de violencia: “Los antecedentes sobre disensiones o buenas relaciones en el seno de la pareja, por ejemplo, inducen a explicar la violencia como la consecuencia lógica de una situación de deterioro o, por el contrario, como un “arrebato ocasional” (MdU). 

  • No incluiremos los comentarios de la vecindad y estaremos alerta con las declaraciones de la familia. (Otra cosa son  los testimonios de quienes hayan sido testigos directos y describan lo que han visto/oído, sin especular).
  • Priorizaremos las fuentes POLICIALES Y DE LA INVESTIGACIÓN.
  • Incluiremos opiniones de  PERSONAS EXPERTAS y sentencias judiciales.

5. No especularemos con supuestos “motivos”. Buscar motivos a la actuación del agresor equivale a justificar su actuación criminal. No apuntaremos si el agresor actuó bajo los efectos del alcohol, las drogas, los celos o tras una discusión… porque está probado que, en los casos de violencia de género, estos no son los motivos por los que un hombre que mata, lo hace.

  • Podremos hablar del alcoholismo como un factor de riesgo que empeora la situación en los casos de maltrato, pero nunca estableceremos una relación causa-efecto entre alcohol y violencia.
  • Descartaremos las frases del tipo “rechazó una orden de alejamiento”, porque responsabilizan a la víctima de los hechos (y descargan al agresor).

Pilar López Díez advierte, además, de “la indulgencia con los crímenes cometidos por hombres mayores que deciden terminar con la vida de las mujeres enfermas a las que se ven obligados a cuidar”.

6, Especificaremos las condenas. Informaremos sobre los aspectos judiciales y, siempre que haya sentencia condenatoria, recogeremos el castigo en el titular. También destacaremos “las denuncias previas, procesos judiciales pendientes, órdenes de alejamiento…” (MdU).

7. Identificación.

  • Víctimas. No identificaremos a las víctimas y preservaremos su intimidad.
  • Agresores. Siempre respetaremos la presunción de inocencia hasta que haya sentencia firme. Pero identificaremos debidamente a los agresores cuando hayan sido condenados. Es importante que describamos el perfil del agresor y sus actitudes para que otras víctimas puedan reconocer fácilmente el comportamiento y pautas del maltrato.

8. Testimonios de las víctimas de malos tratos.  Las declaraciones de las víctimas de malos tratos son de gran interés, pero nunca pediremos testimonios a mujeres en situaciones extremas, sino cuando hayan recuperado su autoestima y puedan transmitir un mensaje esperanzador para otras víctimas.

  • Cuando la víctima de una agresión sin resultado de muerte quiera ofrecer su testimonio, evitaremos dar datos que puedan perjudicarla a ella o a su entorno.
  • También informaremos sobre mujeres que superaron el problema y sobre aquellas otras que se enfrentaron desde el principio y no consintieron agresiones ni relaciones de dominación por parte de sus parejas.

9. Teléfono 016. Incluiremos siempre al final de la noticia (en la caja de la dirección) el teléfono gratuito para denunciar malos tratos (016) y cualquier otra información útil.

(1) Aunque la RAE no acepta oficialmente, por el momento, la expresión violencia de género, sí lo hace en la edición de su Diccionario Panhispánico de Dudas (octubre, 2005): “En los años setenta del siglo xx, con el auge de los estudios feministas, se comenzó a utilizar en el mundo anglosajón el término género (ingl. gender) con un sentido técnico específico, que se ha extendido a otras lenguas, entre ellas el español. Así pues, en la teoría feminista, mientras con la voz sexo se designa una categoría meramente orgánica, biológica, con el término género se alude a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índole social, económica, política, laboral, etc. Es en este sentido en el que cabe interpretar expresiones como estudios de género, discriminación de género, violencia de género, etc. Dentro del ámbito específico de los estudios sociológicos, esta distinción puede resultar útil e, incluso, necesaria.  (…) Para las expresiones discriminación de género y violencia de género existen alternativas como discriminación o violencia por razón de sexo, discriminación o violencia contra las mujeres, violencia doméstica, violencia de pareja o similares.

También el  Diccionario de Español Urgente (Agencia Efe, 2000) apunta lo siguiente: “Género se emplearía para describir el distinto comportamiento de hombres y mujeres en la sociedad según las distintas condiciones en que se mueven: educación, familia, cultura, etc.”

Fuente: Diario Público
Anuncios

4 respuestas a Como informar sobre violencia de género

  1. Pingback: Como informar sobre la violencia de género | Tonalidad emocional

  2. Un post excelente! Especialmente por destacar la responsabilidad que tienen (tenemos) los medios de comunicación y difusión en la lucha contra la violencia de género y por orientar en el buen uso de la información y el respeto a la deontologia profesional.
    Hay un periodismo, muchas veces olvidado y/o relegado al “humor gráfico” que, en ocasiones, es capaz de transmitir ideas y conceptos mucho mejor que el escrito. Nos referimos al “periodismo gráfico” y son decenas los viñetistas que han demostrado su sensibilidad con la lacra que supone la violencia contra la mujer. Hemos reunido algunas de las firmas que han apostado por denunciar la violencia machista desde sus dibujos. Como nos seguimos mutuamente, os la dejamos por si os apetece echarle un vistazo. Esperamos que os guste. Un abrazo María Ángeles!! 🙂

    http://nomasvg.wordpress.com/que-es-violencia-de-genero-en-imagenes/

    Le gusta a 1 persona

  3. La violencia contra la mujer es una conducta contraria al ordenamiento jurídico, las buenas costumbres, pero además de la desaprobación de la sociedad a este tipo de conductas, corresponde al Estado la protección de manera eficiente para prevenir que este tipo de hechos se susciten, no basta con dictar leyes que sancionen, se debe realizar un plan de prevención que parte desde la educación de los niños. Desireé Gereda López – Unife Lima, Perú

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s